¿Qué es Inclusión Laboral?

PDF Imprimir Correo

“Cualquier intento de vida autónoma pasa por el desarrollo de un trabajo que proporcione los medios económicos para la subsistencia de uno mismo y de su familia. Trabajar es, además, uno de los derechos fundamentales que recoge la Constitución”. OIT

 

Según el Código de Infancia y Adolescencia, en su artículo 20, los NNA deben ser protegidos del trabajo que por su naturaleza o por las condiciones en que se lleva a cabo puedan afectar la salud, la integridad y la seguridad o impedir el derecho a la educación; así como de las peores formas de trabajo infantil, conforme al Conv.enio182 de la O.I.T.

Es necesario también tener en cuenta que la edad mínima para trabajar se encuentra entre los 15 y los 17 años, para lo cual requieren de la respectiva autorización expedida por el Inspector de Trabajo o el Ente Territorial Local gozando de las protecciones laborales consagradas en el régimen laboral colombiano y demás normas y tratados nacionales e internacionales ratificados por Colombia.

De acuerdo con la OIT el trabajo digno brinda oportunidades de acceso productivo, adecuadamente remunerado, con la seguridad correspondiente, la protección social a la familia, las condiciones para el desarrollo personal, la libertad de expresión, la organización y la participación en decisiones en el marco del trabajo; es una fuente de dignidad para la persona. Uno de los mejores ejemplos en el tema de la inclusión laboral tiene que ver con la situación en la que se encuentran la mayoría de personas con discapacidad, quienes tienen mayores índices de desocupación y desempleo presentando mayores dificultades para el acceso al trabajo (FSC, Caracterización Nacional de Discapacidad, Conpes).

Al hablar de inclusión laboral es importante conocer el Art 27 de la CDPD donde se expresan los derechos de las personas con discapacidad frente al trabajo y buscar un modelo que garantice buenas prácticas de inclusión, una de esas prácticas esel Empleo con Apoyo, el cual es definido en la enmienda a la ley de rehabilitación expedida en 1986 en USA, como “trabajo real en ambientes laborales integrados, para personas con discapacidad permanente, para quienes tradicionalmente no han accedido nunca al empleo competitivo, o para quienes dicho empleo ha sido interrumpido o intermitente, como resultado de una discapacidad significativa, y para quienes necesitan servicios de apoyo individual, en su proceso de construcción de autonomía, en su integración a la rutina laboral hasta llegar a una productividad aceptable.”

La inclusión laboral debe ir de la mano de la formación de manera que beneficie a las personas implicadas. Así, es pertinente que el currículo escolar incluya el componente de la formación para la vida y el trabajo en todas sus etapas y la implementación de criterios de evaluación, acreditación y certificación para el trabajo que facilite el empleo en equidad.

Última actualización en Viernes, 04 de Marzo de 2011 17:15