image
image Por Red PaPaz Administrador
Regresar
24 marzo, 2020

Estemos conectados con quienes ahora cuidan a niñas, niños y adolescentes 24/7.

En muy buena hora iniciamos este Blog de Red PaPaz. Su lanzamiento estaba planeado antes de saber sobre el COVID-19 y su impacto en nuestras vidas, pero ahora lo vemos mucho más pertinente. Este es un momento en el que, más que nunca, necesitamos crear espacios para conversar y acompañarnos, para identificar qué requerimos para superar juntos tanto cambio e incertidumbre. Por ello, este Blog se suma a los recursos que hacen parte de la estrategia #ConectadosParaCuidarnos que desarrollamos en Red PaPaz para responder a esta contingencia, conjuntamente con expertos, rectores, líderes Red PaPaz y comunidad en general, priorizando tres líneas temáticas: salud física y mental, educación y prevención del maltrato.

En la primera línea de conversación, referente a la salud, hemos hablado de prevención del COVID-19 y otras situaciones, como el manejo de las emociones, el estrés y, en general, de la salud mental. Además, hemos promovido una alimentación adecuada en donde se rescate el consumo de alimentos reales y autóctonos, y el disfrute de cocinar juntos en familia recuperando recetas tradicionales y evitando el consumo de productos ultraprocesados.

En la segunda línea hemos conversado acerca de los retos que se han presentado para garantizar el derecho a la educación durante el tiempo que dure el aislamiento, dando pautas para el acompañamiento al aprendizaje académico en casa, pero yendo más allá, alentando a madres, padres, cuidadores, educadores y a equipos de psicología y de orientación, para que sean capaces de identificar y transmitir a sus hijos y estudiantes las importantes lecciones que esta pandemia nos está dejando. Lecciones sobre la autonomía, la flexibilidad, la solidaridad, la resiliencia, la compasión, el cuidado, la participación, la empatía, la asertividad, el autocontrol, el recurrir al sentido del humor, la justicia, la familia y la comunidad, entre muchas otras.

En la tercera línea hemos hecho énfasis en que a pesar de estar aislados podemos tender puentes para escuchar a quienes sufren y lograr que nadie tenga que callar o tolerar una situación de maltrato o violencia sexual, mucho menos una niña, niño o adolescente. Hemos amplificado la promoción de los canales de reporte, como nuestra línea Te Protejo, para que muchas personas más actúen frente a situaciones que ponen en riesgo la integridad y los derechos de los menores de 18 años. 

Durante estas primeras semanas abordando estas temáticas hemos tenido el reto de lograr que estos espacios nos ayuden a que todos los que somos responsables del cuidado y de la educación de niñas, niños y adolescentes, contemos con las herramientas para hacerlo bien, con la ambición de que estas mejores formas de hacer las cosas no sean algo de este momento, sino que queden instaladas para siempre en nuestras vidas.

Con esta experiencia en mente, en esta primera conversación del Blog queremos invitar a reflexionar sobre dos aspectos que se han hecho más evidentes en estos tiempos: Por un lado, el reconocimiento de las profundas brechas de inequidad que ponen a una gran cantidad de niñas, niños y adolescentes en una situación de vulnerabilidad aún mayor que la que siempre han vivido. Por otro, la confirmación de que, aunque Colombia tiene una política de familia que dice que madres, padres y cuidadores son parte de las comunidades educativas y se les menciona tanto en la Constitución (art. 44), como en la Ley de Infancia y Adolescencia, la realidad es que las instituciones educativas pocas veces cuentan con ellos.

Ante esta situación, que no solo se presenta en Colombia, se hace más claro que aquello que no hemos atendido a tiempo se nos devuelva duramente después. Muchas niñas y niños que perdieron su entorno más protector, la escuela, están ahora encerrados con aquellos que los agreden (física y emocionalmente), o están más tiempo conectados a merced de pedófilos que los asechan aprovechando que en muchos casos el monitoreo de los cuidadores es precario o inexistente. De igual forma, la falta de implementación de políticas que protejan la salud, la alimentación y la nutrición adecuada de las familias, hoy pasa factura.

Esperamos que Colombia aprenda la importante lección de cuidar a los que cuidan y educan a niñas, niños y adolescentes, y que esto empiece desde la concepción, se fortalezca en la primera infancia y se mantenga mientras son menores de 18 años. 

Cuéntenos su experiencia. ¿Han evidenciado en esta pandemia las consecuencias de la inequidad y de no tener en cuenta en la cotidianidad de la educación a madres, padres y cuidadores?

4
Comentarios

Por favor Iniciar Sesión para comentar
4 Hilos de comentarios
0 Hilo de respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo de comentarios más popular
4 Comentario de Autores
Luis Monroy NavasAdelaida GomezMariana DuqueMartha Lucia González Granados Comentario reciente de autor
Más recientes Más antiguos Más votados
Martha Lucia González Granados
Miembro Subscriptor
Martha Lucia González Granados

Que maravillosa noticia así podremos preguntar y aportar ideas para mejorar la relación con la familia y el colegio. gracias

Mariana Duque
Miembro Subscriptor
Mariana Duque

A pesar de tener una política de familia que dice que madres, padres y cuidadores son parte de las comunidades educativas y se les menciona tanto en la Constitución (art. 44), como en la Ley de Infancia y Adolescencia, en las instituciones educativas sigue siendo un desafío incluir a madres, padres y cuidadores en la educación de las niñas, niños y adolescentes. Aún nos queda mucho camino por recorrer para fortalecer la alianza familia-colegio. Para esto, es importante que en los canales internos de comunicación dentro de los colegios, se pueda incluir la participación de padres, madres y cuidadores para… Leer más »

Adelaida Gomez
Miembro Subscriptor
Adelaida Gomez

La brecha de inequidad que ahora es aun mas evidente debe llevarnos como sociedad a pensar en los demas, a ser solidarios. Tambien a ver las necesidades del otro con compasion.
Es importante que revisemos que ayuda vamos a dar, no solo es dar unos mercados. Es entregar mercados con alimentos saludables que realmente nutran, evitar ultraprocesados. Pensemos que si tenemos una familia en condiciones vulnerables podemos ayudar a mejorar su situacion actual.
Hoy mas que nunca debemos ser una Red.
#conectadosparacuidarnos

Luis Monroy Navas
Miembro Subscriptor
Luis Monroy Navas

Gracias Red papaz por esta iniciativa, importante tener este espacio de preguntas y reflexiónes en esta época de crisis que estamos viviendo y donde nuestras madres y niños, pueden salir muy lastimados.